_ 19 mayo, 2020

Para el cuidado del rostro la protección solar facial es esencial en la rutina diaria. Es importante que no olvides aplicarlo en la desescalada.


 

Durante el confinamiento, nuestra piel apenas ha estado expuesta a la luz natural en casi dos meses. Por eso, esta primavera y, ahora que estamos en plena desescalada, que ya podemos salir a la calle, aunque sea durante unas horas, hay que prestarle la atención que se merece. Ahora la intensidad de la radiación solar es mayor que en marzo, por lo que nuestra piel no ha tenido tiempo de adaptarse al incremento de la intensidad de los rayos.

 

En estos momentos, debemos mantener nuestra piel fuerte, resistente y con una barrera protectora estable, para protegerla del sol y de los agentes contaminantes.

 

 

 

Además de los productos cosméticos, la alimentación también puede ayudarnos a cuidar nuestra piel. Si tomamos productos como frutos rojos o té verde, que son antioxidantes, y también ácidos grasos como Omega3, presente en el salmón, nos puede ayudar a mejorar la barrera de la piel y reforzarla.

Como antes del confinamiento, el protector solar facial debe ser ‘uno de nuestros mejores amigos’ y aplicarlo, cada día, antes de salir de casa, evitando, en la medida de lo posible, la franja de 12 a 16 horas, que es cuando los rayos del sol son más perjudiciales. Los expertos dermatólogos aconsejan que el factor de protección sea acorde al tipo de piel y que el producto nos ofrezca protección frente a la radiación ultravioleta UVA.

 

 

 

Protector solar facial con color: pros y contras

 

Cuando empieza a hacer calor, apetece menos ponerse base de  maquillaje en el rostro. Pero, como todavía no estamos morenos, nos puede frenar un poco esta opción que da un cierto ‘tono saludable’ a nuestra piel blanca del invierno.

 

Sin embargo, una buena opción puede ser la de utilizar un protector solar facial con color. De esta manera, no sólo mantenemos nuestra piel a salvo de la acción del sol, sino que podemos reaplicarla todas las veces que queramos, consiguiendo un efecto de ‘buena cara’ muy natural. En general, el protector facial debe emplearse cada dos horas.

 

 

 

 

Pero, uno de los inconvenientes de utilizar un fotoprotector facial con color es que no cubrirá las imperfecciones del rostro como un corrector o una base, pero sí que ayudará a disimularlas, a unificar el tono y a darte un aspecto muy natural.

 

Existen en el mercado muchas opciones de protector solar facial con color, que no dejan pegajosa la piel, sino con un tono mate y aterciopelado. También los hay en formato cushion, es decir, en un envase tipo polvera -aunque sea un producto líquido- y con una esponja de silicona para aplicarlo y dosificarlo más fácilmente. Incluso los hay en formato de polvos compactos.

 

 

 

Solo tienes que elegir el que mejor se adapte a tu piel. ¿Te animas?

 

POST ANTERIOR SIGUIENTE POST

POST RELACIONADOS
_ artículos Belleza
19 mayo, 2020
Cómo afeitarse: Trucos y consejos
19 mayo, 2020
Tratamientos antiojeras rápidos y eficaces
19 mayo, 2020
Crema antiarrugas para el hombre