_ 29 abril, 2023

Aplicar los productos en un cierto orden en tu rutina facial puede maximizar sus beneficios en tu piel. ¡Descúbre los pasos para tu skincare!

 

Una rutina de cuidado facial adecuada es esencial, ya que la piel del rostro es muy sensible y además está expuesta durante todo el año a la agresión de agentes externos como el frío, el calor, el polvo y el viento. El exceso de comida, el consumo de alcohol y tabaco y la falta de sueño también se reflejan en la piel. Además, la cara es nuestra ‘carta de presentación’ ante el mundo y debemos cuidarla como se merece para que luzca saludable, con aspecto luminoso y ralentizar, en la medida de lo posible, los efectos del paso del tiempo.

 

 

 

 

La importancia de tener una rutina facial diaria

 

 

Adoptar una rutina diaria de limpieza de cutis en casa hará que retiremos de la piel las células muertas y le devolvamos la vitalidad, librándola de impurezas y logrando prevenir su envejecimiento prematuro. Los beneficios del cuidado facial son varios:

  • Elimina células muertas y restos de polución: la piel acumula suciedad e impurezas durante el día y es importante quitarlas porque obstruyen los poros.
  • Oxigena la piel porque activa las defensas naturales y permite que respire mejor.
  • Retrasa la aparición de arrugas y el envejecimiento, en general, siempre que vaya unido al uso de productos cosméticos con activos antiedad.
  • Para las personas que sufren de acné, la limpieza facial diaria reduce la sensación de piel grasa y permite remover los puntos negros.
  • Disminuye los signos de cansancio, ya que, si no nos limpiamos la piel facial a diario se ve apagada, amarillenta y sin densidad.
  • Como la rutina facial incluye la hidratación en profundidad, la piel está más elástica, saludable y presenta un aspecto más joven.
  • Mejora el efecto del maquillaje, ya que, si el cutis está limpio, los productos penetran mejor, lucen mucho más y duran más tiempo.

 

 

Imprescindibles en una rutina de skincare

 

 

El skincare es el cuidado que le damos a nuestra piel para mantenerla saludable.  Se asocia con las rutinas que seguimos y los productos que usamos para lucir una piel fresca y sana. Implican cuidar la cara con productos, tanto de día como de noche, para lograr tener una textura saludable. Lo más importante es la constancia, llevarla a cabo todos los días sin excepción, aunque estés cansada o tengas prisa.

 

Una buena rutina de skincare debe incluir en sus pasos: limpieza, nutrición y protección, para que podamos ver los beneficios. Lo primero que debemos conocer es qué tipo de piel tenemos, para encontrar la rutina de skincare que necesitas. Una vez que sabemos el tipo de piel que tenemos, pasaremos al paso a paso de una buena rutina de belleza facial.

 

 

 

 

Skincare paso a paso: orden de aplicación de los productos para maximizar resultados

 

Paso 1: limpieza facial

 

Es el paso más importante para comenzar con la rutina. Los especialistas recomiendan limpiar el rostro por la mañana y por la noche, aunque la limpieza nocturna es la que se considera más importante. No importa si te has maquillado o no, en el ambiente hay partículas de polvo y contaminación que se adhieren a la cara y, si no se limpian bien, pueden hacer que te salgan granos e imperfecciones.

Conviene limpiar la cara con un jabón facial neutro o con algún gel especial, con movimientos circulares, primero, con el agua templada y después con agua fría, para ayudar a cerrar los poros. Si estás maquillada, pasa previamente un disco de algodón con agua micelar por los ojos y el resto de la cara. Utiliza una toalla exclusiva para la cara y seca sin frotar, dando ligeros golpecitos. Si preferimos otros sistemas de limpieza, como la leche limpiadora, debemos aplicar el producto en abundancia para que la piel no lo absorba enseguida y pueda realizar su función de limpieza, eliminando maquillaje e impurezas. 

 

Paso 2: exfoliación

 

Para una higiene más completa conviene hacer una exfoliación facial, quincenal o mensual, dependiendo de las necesidades de cada rostro. Si tu piel no tolera bien el exfoliante físico, como los scrubs, puedes usar productos más suaves que exfolien la piel, como algún tónico con ácido glicólico (preferiblemente, de baja concentración) que ayudan a retirar las células muertas y dan luminosidad a la piel, reduciendo las manchas.

 

Paso 3: tonificar

 

El tónico hidrata y refresca el rostro y reduce los poros, restaura el equilibrio del pH cutáneo y agrega una capa de protección frente a las impurezas y los contaminantes ambientales. Es mejor utilizarlo sin alcohol. Los tónicos que contienen alcohol se recomiendan para pieles con acné. Desinflaman la zona afectada, controlan la producción de sebo y mantienen la piel limpia. Para pieles grasas también, pero en menor porcentaje. Uno de los errores más comunes es usar el tónico como limpiador porque lo aplicamos, habitualmente, con un disco de algodón. El tónico solo sirve para eliminar los restos de la limpieza anterior, por lo que su efecto solo sirve si el rostro está limpio previamente. 

 

 

 

 

Paso 4: sérum

 

Si tienes más de 30 años, no te puede faltar el sérum. Es un suero de alta concentración en ingredientes activos, de rápida absorción y penetración. Sirve para tratar problemas específicos de la dermis, y actúa directamente, sobre el aspecto en cuestión, que puede ser de luminosidad, firmeza, hidratación, exceso de sebo… Es una forma de ofrecer a la piel una nutrición intensa gracias a un cosmético concentrado.

 

Paso 5: contorno de ojos

 

Suele ser un producto que pasamos por alto y es fundamental tratar una de las zonas del rostro más sensibles y con la piel más frágil, lo que supone que es de las que antes envejecen. Además, nos ayuda a luchar contra las ojeras y bolsas y dar luminosidad a la mirada. Debemos aplicarlo con ligeros golpecitos con el dedo anular, ya que es el que menos fuerza tiene de nuestra mano, y aplicando una cantidad semejante al de un grano de arroz. Si tenemos algún gadget metálico para esta zona, nos ayudará a descongestionar la zona y a una mejor absorción.

 

Paso 6: hidratación

 

Es el turno de la crema hidratante o antiedad, que se usa sobre rostro y cuello para prevenir la resequedad, proteger la piel del envejecimiento prematuro y ayudar a que luzca más fresca, saludable y luminosa. No importa el tipo de piel que tengas. Este paso es de los más importantes puesto que nos permite estimular la piel para ayudarla a que con el tiempo no salgan tantas arrugas o líneas de expresión. Con la crema hidratante aportamos nutrición a nuestra piel. Elegir una crema adaptada a nuestras necesidades es también crucial, según tengamos la piel seca, sensible, normal, mixta o grasa, y cuáles son las necesidades, así como nuestra edad.

 

Paso 7: protección solar

 

Para terminar la rutina diurna, solo nos quedaría la protección solar, en invierno y verano, también, en los días nublados. En definitiva, todos los días del año. Es la forma de proteger la piel contra rayos UVA, UV, evitando así las manchas y los daños que el sol y la radiación hacen a nuestra piel, como el envejecimiento prematuro.

 

 

POST ANTERIOR SIGUIENTE POST

POST RELACIONADOS
_ artículos Belleza
19 junio, 2024
Bello Consejo #10 - Tendencia GLOW | Bellos Consejos 💁‍♀️💋
Sandra, nuestra vendedora de belleza, te da los consejos clave para disfrutar de este verano con tu protector solar ideal.
17 junio, 2024
Beneficios y propiedades del aloe vera en la pie
Descubre los beneficios y propiedades que el aloe vera ofrece para el cuidado de la piel. Te contamos los productos que llevan aloe vera entre sus ingredientes.
10 junio, 2024
Beneficios de hair plopping
En este artículo te contamos en qué consiste el método plopping, cómo se hace y cuáles son los beneficios de esta técnica. ¡No te lo pierdas!