_ 15 febrero, 2021

¿Estas cansada o necesitas descansar y no quieres que se te note? Te mostramos paso a paso cómo maquillar las ojeras para disimularlas. ¡No te lo pierdas!

 

¿Sabes qué provoca las ojeras? Hay motivos genéticos y también nutricionales detrás de las antiestéticas bolsas de los ojos. Vamos a ver qué tipos de ojeras hay para poder tratarlas.

 

 

Tipos de ojeras

  • Genéticas: algunas personas tienen una pigmentación de la piel más oscura debajo de los ojos, por un aumento de melanina. Este factor suele ser hereditario y relacionado con la genética. Existen tratamientos tópicos que ayudan a aclarar y exfoliar.
  • Por la edad: el envejecimiento por el paso del tiempo hace que la piel pierda su elasticidad, provocando que ésta sea más fina y delgada. Una piel fina permite que los vasos sanguíneos, que a su vez están más dilatados, puedan apreciarse de una forma más evidente. Se relacionan con la aparición de arrugas. Se pueden tratar con mesoterapia, ácido hialurónico, radiofrecuencia, peeling o láser.
  • Ojeras hundidas: se debe a la aparición de surcos en la zona y desplazamiento de las bolsas de grasas. Pueden tratarse con infiltraciones con ácido hialurónico.

 

 

 

  • Por problemas circulatorios: suelen ser de color morado o azulado. Se hacen más evidentes con el paso de los años. Pueden mejorarse con cremas de vitamina K y drenajes.
  • Por enfermedad: la alergia, la conjuntivitis o la aparición de eccemas hacen que, al frotarse los ojos, esta zona de la piel, que es la parte más delicada de la cara, pueda irritarse y que se provoque una acumulación de sangre en las venitas de esa zona, provocando la aparición de las ojeras.
  • Transitorias: son ojeras que aparecen de forma puntual debido a la falta de sueño, cansancio o estrés y suelen desaparecer si le ponemos remedio, durmiendo más, descansando o teniendo menos estrés. Pueden mejorar con masajes, drenajes y compresas frías.

 

 

 

 

¿Sabes cómo se aplica el corrector antiojeras?

Existen dos tipos de correctores de ojeras: el pre-corrector, que suele variar de color en función del tipo de ojera que queramos maquillar, y el corrector en sí. No debemos usar un tono excesivamente claro, ya que quedará artificial y antiestético, y debemos tener la zona previamente hidratada para evitar que se acabe cuarteando.

  • Pre-corrector: como paso previo al corrector. Puede ser amarillo o naranja, en función de la oscuridad de la zona. El amarillo es más efectivo con las ojeras de tono violáceo, mientras que el naranja se recomienda para ojeras oscuras muy marcadas, porque es muy cubriente, y es perfecto para las ojeras de tono verdoso.
  • Corrector: se recomienda aplicarlo después del pre-corrector y de la base de maquillaje, para conseguir camuflar completamente la ojera marcada. La manera más sencilla de difuminarla es con pequeños toquecitos de las yemas de los dedos.
  • Para prolongar la duración del corrector e incrementar la luminosidad, podemos matizar la zona con un polvo translucido de textura aterciopelada y efecto lifting.

 

 

POST ANTERIOR SIGUIENTE POST

POST RELACIONADOS
_ artículos Maquillaje
15 febrero, 2021
Protector solar para piel grasa: descubre cómo elegirlo
15 febrero, 2021
Cortes de pelo para pelo fino y poco abundante
15 febrero, 2021
La crema solar que mejor le va a tu piel